EL HOLOCAUSTO SI OCURRIO…

Consecuencias del bombardeo de Dresde. Cádaveres apilados y una mujer reducida a un mero esqueleto.
Consecuencias del bombardeo. Fuente de imagen: https://hasmgrupu.blogspot.com/2011/10/bombardeo-de-dresde-1945.html

…pero no es el que ustedes piensan que fue.

En 1945, Alemania estaba en vías de ser derrotada. Luego de que Hitler perdiera en el frente soviético, todo el terreno que había ganado lo perdió.
A comienzos de 1945, el Ejercito Rojo estaba acercándose cada vez más a Berlín, y la aviación británica hacía estragos cada vez más grandes sobre las líneas de defensa alemanas.

Pero eso aun no era nada. Todavía no se había desencadenado todo el horror…

En esta penosa situación, los aliados protagonizaron una política de bombardeos sobre ciudades alemanas, siendo los objetivos principales Berlín, Leipzig, Chemnitz y Dresde. De estas ciudades, la última era por aquel entonces, la menos industrializada, aunque en ella se encontraban muchos de los más hermosos edificios y de los mayores tesoros culturales y artísticos de Alemania. A orillas del Elba -conocida como la Florencia del Elba- esta preciosa ciudad contaba con magníficos edificios barrocos, el Palacio Residencial, la Iglesia Católica Imperial (Hofkirche), el Palacio Renacentista ‘Georgenbau’, la Ópera ‘Semperoper’, el impresionante conjunto del ‘Zwinger’ albergando la famosa colección de porcelanas de Meissen y de Dresde, la Pinacoteca de los Maestros Antiguos, el Museo Histórico con una importantísima colección de Armas y los salones de Ciencias Físicas y Matemáticas. La iglesia protestante de Nuestra Señora ‘Frauenkirche’, con su forma única en su género era el monumento característico de Dresde, resistió el primer embate del bombardeo, pero se derrumbó luego por las tremendas temperaturas del mar de llamas.

Dresde era una ciudad completamente desarmada. Una ciudad-hospital, sin industrias ni objetivos militares de importancia, que recibía refugiados provenientes del este, quienes escapan del destructivo y despiadado avance soviético. También se encontraban prisioneros de guerra británicos y norteamericanos, quienes murieron también por el efecto de las bombas…
Pero a pesar de que las alarmas de ataque aéreo se hacían cada vez más frecuentes en las áreas cercanas, ese 13 de febrero de 1945, la gente llevaba una vida lo más normal posible (dentro de las circunstancias).

Ese 13 de febrero de 1945, era martes de carnaval. Había mucha gente en las calles de la ciudad. Los niños se habían disfrazado por que se vivía como una fiesta, a pesar de la situación…

Todo empezaría a cambiar poco después de las 22 horas. A las 22:04 dos escuadrillas de Lancasters lanzaron bengalas verdes para indicar la situación de la ciudad. Luego, le prosiguieron ocho Mosquitos guiados por estas bengalas, lanzando bombas rojas en el Estadio Deportivo, justamente a la derecha del objetivo principal, el nudo ferroviario.
Previamente, a las 21:45, luego de observar a los aviones aliados dirigirse hacia la ciudad, las emisoras de radio lanzaban el alerta de ataque aéreo. Se ordenaba a la población dirigirse inmediatamente a los subterráneos y límites de la ciudad.

El horror comenzaría a la “Hora Cero”, que en este caso resultó ser a las 22:15. 245 aviones Lancaster lanzaron bombas explosivas de 2 y 4 toneladas sobre la Altstadt (Ciudad Vieja), con el resultado de que los techos y ventanas estallaron en mil pedazos, para luego rematar después con el ataque con bombas incendiarias.

A las 22:30 finalizó la primera ola de los ataques. Ya el resultado era absolutamente devastador. Miles de casas, escuelas, hospitales y las estaciones de ferrocarril quedaron completamente destruidas. Las calles y las tuberías habían quedado inutilizables. Luego los aviadores aliados contarían que las llamas se veían a más de 100 kilómetros de distancia.

Sin embargo, la masacre solamente estaba empezando. La segunda ola de ataque sería aun más nutrida que la anterior (y no hay que olvidarse de
considerar el estado en el que ya se encontraba la ciudad). A la 1:30 de la mañana, 529 aviones Lancaster, liderados por los Blind Illuminator,
equipados con bombas de retardo, cohetes luminosos y linternas de magnesio, arrojarían bombas explosivas e incendiarias sobre lo que quedaba de la ciudad. Cada avión llevaba una bomba explosiva de 2 toneladas y 5 bombas incendiarias de 325 kilos.
A estas alturas todo el centro de la ciudad estaba en llamas, lo que hacía imposible identificar los objetivos con precisión. Las fuerzas aliadas estaban ante un dilema: seguir atacando las zonas que ardían o atacar las que todavía no estaban siendo consumidas por las llamas. Se decantaron por esta segunda opción.

La ciudad de Dresde, después del ataque.
Dresde, completamente destruida.

Pero esto todavía no terminaba. Al mediodía del 14 de febrero, la ciudad volvió a ser atacada. La fuerza atacante era aun más numerosa que la
anterior, conformada por 1.350 Fortalezas Volantes y Liberators.
A las 12:23, 37 P-51 del 20° Grupo de Cazas se lanzaron sobre la ciudad, con otros 3 grupos de cazas, atacando a los vehículos que transportaban a los evacuados. En el alba del miércoles 14 de febrero, en Dresde apenas fue notada la aurora: la ciudad estaba oscurecida por una columna de humo amarillo de 5 Km de alto y las emanaciones que caracterizan un gran bombardeo incendiario. El color de dicha columna también provenía del enorme amontonamiento de restos humanos carbonizados y contraídos, de los escombros de edificios, de árboles y restos de la desgraciada ciudad que habían sido engullidos por el ciclón artificial y continuaban siendo aspirados por el cielo. Veinticinco minutos después del bombardeo, vientos de 240 Km por hora succionaban todo lo que encontraban hacia el centro del tornado. Debido a que las altísimas temperaturas impulsaban el aire hacia arriba a gran velocidad, la pérdida de oxígeno producía remolinos de llamas que absorbían el aire incluso de los pulmones de la gente. Una vez declarado el incendio, los bomberos que fueron enviados a Dresde, no pudieron hacer nada para dominarlo…

La historia oficial estima las cifras de fallecidos totales entre 18.000 y 35.000, aunque los revisionistas y los nacionalistas alemanes hablan de cifras mucho más altas, de hasta 200.000 muertos, acercándose más a las primeras estimaciones de los diarios de entonces.

Todo esto fue hecho en una Alemania que ya estaba en vías de ser derrotada, como ya dije anteriormente. Las industrias alemanas distaban mucho de estar en sus mejores épocas, como antes de la guerra. El avance soviético ya era francamente imparable, a pesar de los esfuerzos del ejercito alemán por detenerlo. La gente que se hallaba en las ciudades, pueblos y aldeas en el camino de los soviéticos huían hacia el oeste. Quienes no lo lograban pagaban con su vida, después de sufrir las peores vejaciones y torturas posibles, especialmente si eran mujeres. Las violaciones en masa no eran para nada una cosa rara en el Ejercito Rojo, y tampoco los anglo-norteamericanos eran mucho mejores. Ilya Ehrenburg, un judío ruso que también fue uno de los que inventó el famoso cuento de los 6.000.000 de judíos gaseados, instaba a los soldados soviéticos a violar y matar a las mujeres alemanas. Decía que había que destrozar el orgullo racial de la mujer alemana, y si era mediante violaciones en masa, mejor todavía…

Y todo eso para imponer, ¿qué? La Santa y Sagrada Democracia, por que un país “democrático” es un país “tolerante” e “inclusivo”, sobre todo con quienes buscan destruirlo y subvertirlo desde adentro. Un país “totalitario”, “autocrático”, “populista” (no demagógico) y -horror de horrores, oh, la humanidad- “fascista” y “nacional-socialista” es un país que no deja que fuerzas destructivas lo roben y lo vendan, de adentro y afuera. Ese tipo de país con ese tipo de líderes piensa realmente en su pueblo, pero no para explotarlo o usarlo como botín de guerra (esas famosas bolsas de votantes), si no como la nación de la cual también se sienten parte, cuyo destino está unido al suyo.

Esto también ocurre ahora, sobre todo en los países del mundo árabe. Donde los líderes que -muchas veces- les fueron útiles durante muchos años para imponer el Nuevo Orden Judaico, de repente ya no les fueron más útiles, o estos se demarcaron de la agenda, por que en la mayoría de los casos, les queda todavía un poquito de sentido de pertenencia a su nación. Bueno, cuando eso ocurre, ahí empiezan a emerger en los medios las acusaciones de “violaciones a los derechos humanos”, matanzas varias, violaciones y tropelías similares. Eso no quita que si realmente las hicieron, no tengan que pagar por ello, mas aun si se hace sobre una población civil completamente desarmada, como en el caso de Dresde. Pero lo que pasa con todas esas acusaciones, si son ciertas, cuando todo va bien con estos líderes y el poder judaico imperante, simplemente se barren debajo de la alfombra. Cuando empiezan a ir las cosas mal es cuando recuerdan todas esas “hazañas”. Y a veces, también se las inventan…

FUENTES:

Anuncios

Autor: Gas Mask

Please visit https://thegasmaskblog.wordpress.com if you are fed up with jewish lies and bullcrap!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s