Disclaimer/Desligación de responsabilidad

Este blog a veces se equivoca. Yo a veces me equivoco. No soy perfecto, soy un ser humano. Sin embargo, mis equivocaciones no tienen malicia detrás, son simples errores.
Por lo tanto, no todo lo que escribo estará siempre al 100 por ciento acertado. Tampoco pretendo ser periodista ni nada de eso. Pero, hago todo lo posible según mis medios y mi información para que se acerque lo más posible a la verdad –o por lo menos, lo que considero como verdadero–.
Este blog es un simple esfuerzo de alguien que está cansado de que le vendan cuentos haciéndolos pasar por verdad. Si quienes hacen esto, creen en los cuentos o no, o si saben la verdad pero la ocultan a propósito, me tiene sin cuidado. El resultado final siempre es el mismo.
No me interesa la fama ni ser el líder de ningún movimiento. La fama es muchas veces un arma de doble filo que pende sobre la cabeza de aquel que la tiene. El ego (y los egos) son muchas veces un detrimento para esta causa.
Así que, puedes citar contenido de este blog. Si quieres, puedes citar la fuente. Solo te pido que no te robes descaradamente lo que he escrito. No tanto por el orgullo propio, sino por que simplemente por que eso está mal. Es una cosa sin honor robar descaradamente algo y hacerlo pasar como tuyo, sobre todo si puedes hacer algo propio.

Yo trato de basarme en fuentes para sostener lo que escribo aquí. Si te gustan o no mis fuentes, eso ya es asunto tuyo. Si son demasiadas, o demasiado pocas, también.
Sin embargo, si escribo algo, generalmente lo haré enteramente con mi contenido (es decir, escribiré algo propio). En los casos que no sea así, citaré la fuente.
Sobre las imágenes, intentaré buscar imágenes sin derecho de autor, o qué estén híper-utilizadas. En esos casos, no citaré de donde las he sacado. (Si quieres saber de dónde las saqué, tengo una respuesta: Google o Jewgle). (O el buscador duckduckgo).
Si me parece que son únicas, citaré de donde las he sacado.

Sobre los pingbacks y eso, siempre se puede consultar el original. Es más, nunca pondré el post entero en mi blog, a menos que sea un caso muy especial. Aun así, citando de donde lo saqué.
Sobre los links, pongo lo que me parece más acertado y lo que se lleva con mi gusto personal. Tal vez eso cambie en el futuro. Nada está escrito en piedra.
Y respecto a eso, si realmente te interesa algo (ya sea de este blog o de cualquier otro lado), lo mejor es descargarlo y copiarlo en un medio físico. Nada es eterno en Internet, sobre todo este tipo de contenido “problemático”.

Sobre las redes sociales, jamás me gustó la idea. Así que este blog probablemente sea mi única red social de importancia. Si las usas o no, eso está librado a tu conciencia. De la única manera que puedo llegar a utilizar una red social será para propagar contenido de este tipo y no para contar lo que comí el sábado o para subir fotos de mi perro. Lo que como y mi perro son asuntos privados. Míos. No del resto del mundo, y sobre todo, menos de las agencias de tres letras.
Espero haber aclarado algunas dudas sobre este blog.

Gas Mask.

Anuncios