Somos todos iguales, somos todos hermanos… ¡No, mentira!

¡¡SOMOS INOCENTES!! ¡¡SOMOS INOCENTES!! ¡¡SOMOS INOCENTES!! Leer más “Somos todos iguales, somos todos hermanos… ¡No, mentira!”

Fake News, o: No puede haber tanta maldad, mi amor, no puede haber tanta maldad

Esto es un artículo que proviene del diario PERFIL… Parece que lo escribe un hijo de Fontevecchia… o, al menos, algún pariente suyo. Sangra por la herida que ellos mismos se causaron, el pobrecito. Ayer fue el día del Periodista en Argentina, por eso esta “reflexión” que más que reflexión parece un ataque…

 

 

Mis comentarios van en cursiva, como siempre.

“Aunque utilizar noticias falsas para manipular al público es una práctica milenaria, esta nueva iteración que llamamos fake news es mucho mas poderosa por su velocidad, potencia y bajo costo de producción. Las fake news son una especie de cáncer de la web que nacen como consecuencia de los modelos de negocios de Google y Facebook, en conjunto con la decadencia de los medios tradicionales de comunicación.”

Bueno, al menos reconocemos el problema. Acá no se hagan los tontos, que le han estando mintiendo duro y parejo al pueblo argentino durante los últimos 14 años. Y antes de eso también. Se volvió nauseabundo hace como diez, sin embargo.

“Para hacerle frente, entonces, lo que necesitamos son mejores medios profesionales que inspiren confianza y seriedad, que se ganen a la audiencia con coberturas corajudas y objetivas, aprovechando tanto la tecnología como las históricas técnicas periodísticas. Si no conseguimos valorar el trabajo periodístico en serio, logrando que tanto los lectores como las plataformas paguen por el buen contenido, entonces terminaremos por hacernos un daño a nosotros mismos, viviendo en una sociedad menos informada y por ende menos libre.”

¿Mejores medios? Si, la verdad es que tienen mucho para mejorar. Por ejemplo, los horrores de ortografía que tienen. Ya no lo pueden disimular. ¿Coberturas corajudas y objetivas? Mea culpa, mea culpa. No pueden ser corajudos ni objetivos por que se les termina el negocio. Si destaparan todas las ollas podridas del poder se les terminaría el curro muchachos. Así de sencillo. Ustedes también son parte del problema, judíos periodistas.

Podríamos definir fake news como información falsamente descriptiva que busca manipular a la audiencia sin importar su propósito. Por eso podemos decir que las fake news no son un invento de la era digital. Desde los faraones egipcios a los grandes populistas del siglo XX, todos abusaron de las audiencias engañándolas con falsedades.

Eso lo hacen ustedes también. Solo que mienten reportando lo que les conviene al judío de turno. ¿Por qué se quejan tanto? Desde Página/12 hasta La Nación, todos mienten según les conviene. Solo que el Página parece la gacetilla de una sinagoga, y La Nación es un poquito más disimulado. Hasta por ahí nomás. Siempre chupandole las medias al diabólico eje EE.UU/Israel. Los norteamericanos, nobleza obliga, son víctimas también. Mueren en guerras al pedo peleando por los judíos, mientras creen que están haciendo un bien.

Lo que cambió fue la plataforma. Hasta que se creó la web, el acceso a audiencias masivas estaba monopolizado por quienes concentraban el poder político o los dueños de diarios, radios y canales de TV. Internet permitió el acceso prácticamente ilimitado a la información y le dio a quien lo quisiera una plataforma para comunicarse. La llegada de las redes sociales multiplicó el alcance de los internautas exponencialmente, dinamitando ese control de la información que, en gran parte, era de los medios.

Buuuaaaaaaaa. “¡Ahora no puedo mentir tanto como antes!” Snif, snif, ahora somos muchos y la torta está cada vez más pequeña. Snif, snif. Libre mercado de información, ¿qué le dice?

Los mismos medios aportamos a nuestra propia destrucción. Leímos mal el partido, entonces salimos a captar esa audiencia aparentemente infinita que aportaba la web para intentar vender más publicidad. Primero regalamos el contenido y, cuando los ingresos comenzaron a caer—porque los lectores pasaban a las plataformas digitales—achicamos redacciones y bajamos la calidad de nuestros contenidos, entrando en un circulo vicioso que se repite hasta hoy.

Vicioso y viscoso también. Por eso se mantienen con pauta oficial. Siempre mintiendo para el que les paga más. Siempre tapando para sus jefecitos ustedes.

Noticias falsas, consecuencias verdaderas

Ontológicamente, equiparamos el valor de nuestros columnistas y periodistas estrellas con cualquier resultado de búsqueda de Google y con todos los posteos en Facebook, buscando sumar clicks. Mientras que para escribir en una publicación como el New York Times o Perfil uno tiene que tener ciertos pergaminos, la web acepta a todos, ya que el espacio es infinito. Google y Facebook, que logran captar a gran parte de esa audiencia global, generan ganancias multimillonarias con contenidos de otros mientras los diarios y revistas nos desangramos compitiendo entre nosotros, y con blogueros e influencers, por migajas.

Tranquilo. Acá hay un nazi hablando de vos. ¿Te molesta? Tengo como tres lectores que hablan en inglés, pero bueno. No se puede tener todo en la vida.

Es ahí donde el ecosistema digital controlado por Google y Facebook, y fomentado por los medios tradicionales, le abrió las puertas de lleno a las fake news. Ovidiu Drobota, un joven rumano de 24 años, es el fundador de Ending the Fed, una comunidad de Facebook que cuenta con mas de 350.000 seguidores que generó cuatro de las diez noticias falsas de mayor audiencia durante las elecciones presidenciales que consagraron a Donald Trump. Drobota factura aproximadamente US$10.000 por mes usando Google AdSense, la plataforma de venta de publicidad del gigante de Silicon Valley.

Tranquilo Fontevecchia. Vos debes ganar bien por tu apellido, nene. Sin embargo, los pasantes mal-pagos que les escriben los artículos pueden sentir celos de don Drobota.

Aunque dice ser seguidor de Trump, Drobota hizo ingeniería inversa y descubrió que escribiendo notas falsas a favor del candidato republicano lograba generar posteos de alto engagement (interacción) en Facebook. Esos usuarios, en su gran mayoría de EE.UU., llegaban a sus notas falsas a través de la red social para luego entrar en su sitio, donde Drobota monetizaba a CPMs (valores) varias veces más altos que los que generaría un lector rumano o argentino debido a su alto valor para los anunciantes.

Drobota no fue el único que se avivó. En Veles, Macedonia, el salario promedio es de US$350 por mes, pero existen mas de 100 sitios por-Trump generando fake news, donde los mejores pueden generar ingresos superiores a los de Drobota.

Y los que son todavía mejores pueden tener a una audiencia atontada por diez años. ¿No me crees? Mirá La Nación y Página/12, Clarín y Tiempo Argentino. TN y C5N. Son dos caras de la misma moneda, hermano. Unos hablan mal de Cristina Kirchner, los otros hablan mal de Mauricio Macri. Eso si, ninguno te cuenta que los dos son basura judía. Igual que el tercero en discordia, Sergio Massa. Todos son la misma basura judía.

Todo esto responde a los nuevos hábitos de lectura que surgieron a partir del consumo de noticias en formatos digitales y, especialmente, en celulares y smartphones. En EE.UU., hay estudios que muestran que un 59% de los posteos compartidos nunca se abren. En un gracioso experimento, una nota falsa titulada “La NASA confirma que la marijuana contiene ADN alienígena de otro sistema solar” generó más de 140.000 compartidos, mientras que el portal NPR publicó “¿Por qué no leen los norteamericanos?” como chiste (el contenido de la nota explicaba que era una nota falsa), generando cientos de comentarios de lectores enojados con sus compatriotas por no leer más.

 

El verdadero problema es que ni Google ni Facebook, y mucho menos los autores de estos blogs y sitios espurios, se hacen cargo de lo que consume la audiencia. Mientras que en Perfil tenemos responsabilidad legal por lo que escribimos, aparte de un pacto con nuestros lectores y anunciantes, en la web vale todo porque el anonimato es rey. Existen sitios como Snopes en EE.UU. y Chequeado en nuestro país que buscan limitar el impacto de las noticias falsas, pero el problema los excede. Y nosotros debemos preguntarnos si en serio queremos a Google y Facebook decidiendo algoritmicamente que tipo de contenido es confiable y está chequeado.

¿Decidiendo algoritmicamente? No te hagas más el tonto de lo que ya sos. Sabés bien que eso de “decidir algoritmicamente” es un cuento chino. Van a censurar lo que a ustedes, judíos y judaizantes, no les gusta que salga a la luz. Trump me hace acordar a Perón con eso de que ganó con todos los medios en contra. Trump no va a salvar a la raza blanca ni en pedo, pero el ataque que le hicieron fue (y sigue siendo) fuerte. Claro que estamos los que lo corremos por derecha también.

¿Qué podemos hacer? Como planteó Laura Zommer de Chequeado: educar e innovar. Tenemos que valorizar nuestros contenidos haciéndole entender a los lectores que es costoso hacer buen periodismo. La sociedad tiene que aprender a diferenciar el contenido profesional del trabajo de un bloguero. Y para eso los medios tienen que seguir haciendo periodismo de alto vuelo, utilizando todas las plataformas y las nuevas tecnologías para contar historias cada vez más atractivas para la audiencia.

Con los horrores de ortografía que tienen, olvídense de eso. ¿Laura Zommer? ¿Será judía esa?

A la vez, las plataformas tecnológicas como Google y Facebook tienen que aceptar que no pueden hacerse multibillonarios con nuestros contenidos a costo cero. Necesitamos regular los derechos digitales y exigirles que paguen, mientras mejoramos el ecosistema de publicidad digital para erradicar el fraude y la falta de transparencia. No tienen que importar los clicks sino el tiempo de permanencia del lector. Estos cambios ya se están gestando en Europa y nosotros no tenemos que quedarnos atrás. (Aquí hay dos casos puntuales donde Google y Facebook abusaron de los anunciantes, obviamente nunca devolvieron la plata).

¡Judíos peleándose con otros judíos por unos shekels! Que tierno. En la Edad Media, los judíos más ricos pagaban los impuestos de los más pobres, si estos no podían afrontarlos. Solo los gentiles pueden ser jodidos sin asco por los judíos de Jewgle y Faceberg, ustedes no.

Siempre existirán las fake news. Además de los vivos que se aprovechan de lectores inocentes para ganar unos mangos, también están los hackers, trolls, servicios de inteligencia, y todo tipo de actores que buscan manipularnos. La batalla la tenemos que dar los medios de comunicación, los anunciantes, las plataformas tecnológicas, y, más que nada, los usuarios de la web que cada vez más dependen de ella.

Siempre existirán. Sobre todo cuando los medios “responsables, objetivos, imparciales, que hacen de la verdad su lema”, son los que mienten más que nadie. ¿Vivos qué se aprovechan de lectores inocentes para ganarse un dinerillo? Ustedes se vienen aprovechando de la inocencia del pueblo argentino desde hace mucho también. Lo que les molesta es que perdieron el monopolio de eso.

FUENTE, (por que no me lo puedo robar impunemente).

La Galería de los Horrores — Algunos están muertos por dentro [NSFW] +18

Esto es una traducción de “Gallery of Horrors. Some people are dead inside”. El original se puede ver aquí.

Este es el post más asqueroso y repugnante que publicaré en este blog, hasta el momento.

Estás avisado. Si eres sensible, no hagas click en este link. Si estás adentro y sos sensible, fuera de aquí. No me hago responsable por, y no limitado a: vómitos, estómagos revueltos, dislocamientos de mandibula debido a caídas contra el piso, o de cualquier daño físico, mental, o psicologico resultante del visionado de este link. Leer más “La Galería de los Horrores — Algunos están muertos por dentro [NSFW] +18”

La farsa democrática [Parte II de ??]

Ayer, un montón de borregos gente bien pensante, políticamente correcta y bien intencionada se manifestó en contra del 2×1 para los milicos genocidas presos políticos.

Manifestantes aborregados en contra del 2x1 para los militares.
Los señoritos bien pensantes y democráticos haciendo uso de su libertad de expresión.

Disculpen a este “facho, fascista, nacionalsocialista, nazi” h. de p, y por añadidura de una gran P., -si, con mayúsculas- por ser tan bruto y maleducado.

Es que, para justificar semejante atropello a la Corte (que aclaro, no es la mejor ni de lejos) en nombre de la “sacrosanta democracia” y los venerables “derechos humanos” (eso si, para los que murieron tratando de subvertir e imponer la “revolución social” a la Marx), para el resto de nosotros, ni la hora, hacen cualquier pirueta mental.

Hatos de borregos (literales, eh) que la gran mayoría de ellos no había nacido en los años de plomo (y ni siquiera estaban en los planes de sus padres, en muchos casos) protestan contra la liberación de viejos que, en la mayoría de los casos, fueron condenados en un juicio en el cual ya se sabía el resultado de antemano -es decir, el jovato iba preso o iba preso, o si no, ardía Troya en el tribunal.-

Si, en tribunales llenos de verdaderas hordas de ignorantes de todo proceso e ignorantes de la verdadera historia de este sufrido país, tomándose revancha de unos viejos que ya a estas alturas, no asustan ni a los nenes de jardín. Hoy hay cosas más aterradoras a la vuelta de la esquina. Como la inflación galopante, de la cual huyen los sirios que todavía tienen -aclaro- una linda guerra en su país. Una guerra en la cual buscan meterles la democracia a punta de bombazos y tropas mercenarias.

Si, como sus primitos los cazadores de nazis (y el buena pieza del finadito don Simón el super-sobreviviente de 4235127 gaseamientos en campos de concentración), los democráticos bien pensantes y políticamente correctos hacen ahora razzias en los geriátricos. Como sus amiguitos los amorosos y eternos incomprendidos por la sociedad pibes chorros, que cuando le roban los dos pesos de la “reparación histórica” a los pobres jubilados, les dan una paliza de padre y señor nuestro, además. Es que esos viejos apoyaron la dictadura. Son tan genocidas como los milicos genocidas.

Por eso, nuestra “Honorable” Cámara de Diputados fue corriendo a sancionar la ley* que hace el aparte en el 2×1. Es para subsanar el error que cometieron de sancionarla sin haber hecho la aclaración de que no se aplica para los milicos-malos-malos de sancionarla para que sea solo para los presos comunes y silvestres. Como Robledo Puch.

El recientemente liberado Robledo Puch.
Así mira una fiera. Suelta.

Olvidese del precepto que reza que “la ley es igual para todos”. O de aquel otro que habla de la “irretroactividad de las leyes”. O de aquel que trata sobre los indultos -mediante el cual la señora ministra de Seguridad puede respirar tranquila, nadie le va a rendir cuentas-. Los indultos son una de las facultades atribuidas al Presidente. Como lo era de reprimir la guerrilla, como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. También corre para las Comandantes, -o Comandantas-, eh.

O hasta de aquel que trata sobre la cosa juzgada. O el paripé de “la obediencia debida”. O ese otro que habla sobre la división de poderes (algo en lo que no creen ni ellos). Son cosas que solamente las hacen los países civilizados que no han sido debidamente castrados por el pensamiento “políticamente correcto”. O sea, que tienen al menos una semblanza de soberanía. Una sospecha, al menos.

Y una población con dos neuronas -por lo menos- funcionales. Que no chilla como viejas santurronas -si, de esas que son chupacirios y van a misa todos los domingos, o de preferencia, todos los días- por la “democracia”. Que a estas alturas nadie sabe ya que carajo es.

Con la democracia no se jode, dicen los borregos unidos y organizados.
Ni se come, ni se educa, ni se cura.

Pero claro, al menos podemos votar a nuestros esquilmadores mandantes. Que lo único que saben hacer bien es acomodarse ellos y hundir más al país. O sea, lo de siempre. Aunque te llames Francia.

Por eso, hoy, demos gracias a nuestros-representantes elegidos-democráticamente-por-el-pueblo-en-elecciones-limpias-y-justas por ser como son. De principios tan fuertes, tan incorruptibles, tan firmes. Y de haber sancionado el aparte tan rápido. Las otras leyes no tan importantes pueden esperar.

¡Aleluya, hermano, por la democracia!

¡Aleluya!

Oveja democrática.

 

 

 

*Parece ser que, al menos hubo una honrosa excepción de alguien que aparenta tener el cerebro no tan lavado. Al menos respecto a este tema. El diputado Alfredo Olmedo, votó en contra de esta huevada. Si la van a sacar, saquenla para todos. Es lo justo. Además, se están garcando en el principio de igualdad ante la ley. No sean tan burros. Es una cuestión básica del Derecho, aquí y en todas partes.

Para el que no me cree sobre esa cosita de la represión de la guerrilla, acá tiene: http://constitucionweb.blogspot.nl/2009/12/los-decretos-de-aniquilamiento-de-la.html Firmado por el Tony Cafiero, don Luder y Ruckauf, entre otros.

 

Hace 128 años…

Adolf Hitler

Hoy, hace 128 años, nacía un hombre. Un hombre que haría historia, y dejaría su huella de manera indeleble en el mundo. Sobre todo en su país, a pesar de todos los intentos para borrar su legado…

Un hombre que haría muchas cosas por su país, a pesar de todos los intentos por sabotear sus esfuerzos. Un hombre del cual se hablaría mucho, -desgraciadamente para muchos hoy él es un sinónimo del Diablo-, pero que lo único que verdaderamente hizo fue servir a su país de la mejor manera posible. Y vaya si cumplió.

Por eso, hace 84 años, sus enemigos mortales le declararían la guerra. Si, dije hace 84 años. El mismo año en el que este hombre llegó al poder. Llegó al poder para gobernar sobre un país devastado, que sufría los efectos de un tratado que literalmente los ponía de rodillas ante las naciones “potencias” del mundo. Todas estas eran -y aun son- controladas por sus enemigos mortales. Que también son nuestros enemigos.

Judea declara la guerra a Alemania el 24 de marzo de 1933.
Judea declara la guerra a Alemania. Si, leyeron bien, la fecha del diario es el 24 de marzo de 1933. Fuente: http://snippits-and-slappits.blogspot.com/2012/05/how-hitler-defied-bankers.html

Declarandole la guerra económica a su nación, sus enemigos pensaban que la pondrían de rodillas aun más de lo que estaba. No fue así, sino más bien todo lo contrario. El país, gobernado por sus políticas, floreció. Tuvo un renacimiento envidiado por todas las naciones del globo, especialmente por sus enemigos. Propios y extraños se quedaban maravillados del nível de vida que tenía su nación, especialmente si se comparaba con como estaba hacía apenas unos pocos años antes. Era un milagro.

Habiendose sacado a los párasitos que gobiernan las naciones del mundo entero, su país entró en una etapa de reconstrucción y crecimiento muy pocas veces vista. Todo lo mal que habían estado durante los años anteriores se trocó en bienestar general para todo el pueblo. Del más grande al más chico, del más rico al más pobre, practicamente todos estuvieron mejor en su gobierno. Es más, esa división entre ricos y pobres que existía en su país, estaba en vías de desaparecer. Hoy, casi todos los países “demoliberales” de distintos colores no pueden decir lo mismo. Y cuando se nivela, es indudablemente hacia abajo. Promoviendo la mediocridad en todos los ámbitos de la vida. Pero no en este país, y no bajo su gobierno.

Pero lo bueno no iría a durar mucho. Especialmente por que sus enemigos -demoliberales, comunistas y no tanto- se aliarían para hacerle la guerra. No querían que su ejemplo fuera seguido por otros países. No querían que esos otros países se sacaran a las sanguijuelas -con perdón de las sanguijuelas, hasta ellas son mejores que estos entes- de encima. Y mucho menos, que se desarrollaran y se dieran gobiernos fieles a sus naciones. No no, eso era imperdonable.

Entonces, iniciaron una guerra. Con el pretexto de defender a una nación indefensa del imparable avance de su país. El problema es que esa nación fue invadida apenas dos semanas más tarde por quien vendría a ser uno de los enemigos más implacables de todos. A esa gran nación, -roja, roja- no le declararon la guerra las potencias “democráticas”. Una, por que serían aniquiladas completamente por esta. Y dos, por que la defensa de la nación más pequeña era simplemente un pretexto. La libertad de esta era una tapadera, por que años más tarde la pequeña nación estaría bajo el dominio de la gran nación roja-roja, sin que la vinieran a ayudar a luchar contra esta. Apenas unos artículos en periódicos diciendo “que horror como se vive allí” y “la falta de libertad de esa pequeña nación es horrenda”. Pero volvamos a la Gran Guerra, Segunda Parte…
Las potencias “demoliberales” engañarían a los jóvenes de sus países para que fueran a alistarse para luchar contra el enemigo -que en la primera Gran Guerra había sido llamado salvaje y comparado hasta con los hunos-. Los jóvenes de estos países aceptaron, por que: a)combatirían a los malos, ¿que mejor motivo que ese? b)no sabían realmente como eran las cosas, ignoraban por quienes estaban peleando en realidad y quienes controlaban su país, y c) -para muchos determinante- tendrían trabajo, casa, comida y hasta ropa limpia, que en muchos casos no tenían. Así que los muchachos fueron a combatir a sus hermanos de raza, completamente engañados.

Animación del desarrollo de la segunda guerra mundial. En verde, la Unión Soviética antes de 1941, en azul Alemania y sus aliados, en rojo los Aliados (junto con la Unión Soviética después de 1941).
Animación del desarrollo de la segunda guerra mundial. En verde, la Unión Soviética antes de 1941, en azul Alemania y sus aliados, en rojo los Aliados (junto con la Unión Soviética después de 1941). Como ven, esta imágen es un buen testimonio para saber QUIENES ganaron realmente la guerra. Fuente: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Second_world_war_europe_animation_large_de.gif

Terminarían ganando la guerra. Y dejando al país gobernado por este señor completamente en ruinas. ¿Por qué? Simplemente por que este país no se había arrodillado al poder que controlaba a las potencias -el poder Judío Internacional- dicho con todas las letras…

Pero, su legado no será olvidado. A pesar de todos los esfuerzos para borrarlo de la memoria colectiva de su pueblo, y del mundo entero, aun sigue vivo…

¡Salve Victoria!

Sieg Heil!

Heil Hitler!

Adolf Hitler recibiendo el saludo de la gente.

 

 

El Rey está desnudo: La farsa democrática al descubierto.

“El rey está desnudo”, dijo el nenito del cuento. Pero en este
caso, al nene lo lincha el resto de los vecinos, que prefieren
seguir con la farsa de los hermosos ropajes del rey. Leer más “El Rey está desnudo: La farsa democrática al descubierto.”